12/6/2012


Hay gente oscura!. Y que esto se entienda bien, que nada tiene que ver con el color de pelo o piel. Es la oscuridad mas profunda, la del Alma, la del Espíritu. Esa que es muy difícil detectar y muy fácil de padecer.
Y muchos son los que no se dan cuenta de esto, de lo que padecen y hacen padecer a los que los rodean.
La envidia, el celo, el egoísmo, el rencor, son energías negativas que oscurecen el Espíritu y los Espíritus oscuros van por la vida oscureciendo todo: a aquellos vulnerables que los rodean y a los lugares por donde pasan.

A todos alguna vez nos ha pasado que no nos sentimos cómodos al lado de alguien, o en algún lugar. El ambiente está pesado, denso, "se corta con tijera" o la persona tiene mala "vibra". Hay personas a las que huímos o los esquivamos, ni siquiera nos gusta sentarnos a compartir un mate! porque tiene una "mala onda" increíble.

Estas personas no tienen Almas transparentes
, son aquellas que creemos que algo esconden, que fingen sonrisas, que siempre tiene algún malestar físico o mental o mala onda que desparramar como para arruinar el día del otro.
¡Y si! ¡vaya si le huímos! a esa persona que siempre que se nos acerca nos relata el "último dolor abdominal que tiene" o "la conjuntivitis" que adquirió justo justo cuando tiene que trabajar...y por ende vamos a tener que cubrirle! (si nos habrá pasado en Sanidad!!), o a aquella que siempre tiene una palabra dañina para con el otro.
Hay miles, millones de casos!, mucha mas gente oscura que transparente en el recorrido de la Escalera de la Vida.
¿porque?
Cuando uno tiene, por poner un ejemplo que creo que es claro, una casa nueva está limpia, clara, transparente. Con el uso la casa se ensucia, lógicamente, pero se trata de mantenerla lo más limpia posible.
Creo que nacemos con una carga equilibrada de energias positivas (amor, bondad, fe, solidaridad, amistad, valor, etc) y energías negativas (odio, rencor, ira, envidia) que a lo largo del transitar por la Escalera de la Vida, a veces subiendo o bajando, a veces descansando, vamos fomentando, vamos forjando. En algunas personas unas cargas se desarrollan mas que las otras.
Otras energias negativas opacan el Alma.
Hagamos una gran diferencia en este punto. Hay gente de Espíritu opaco: los tristes, los frustrados, los fracasados, los angustiados. 
La gente de Espíritu oscuro, es mala. Porque estas energías las escupen asquerosamente hacia los demás, por ejemplo la envidia de lo que otros tienen o son y ellos no; el rencor por algún "daño" que creen haber recibido y buscan la venganza para canalizarla y suponer que así lo resuelven.
Los Espíritus Opacos son personas afligidas, quebradas, desconsoladas, que devoran estas cargas de energía negativa, a veces recibidas de los otros, a veces fomentadas desde su propio interior y pueden terminan enfermándose. Pero en general no son malas personas. Digo en general porque algunas degeneran estas cargas transformándolas en lobreguez, en odio, envidia, venganza, maldad, entonces terminan por oscurecerse y sufren mucho más.

Es muy difícil detectar a la gente de Espíritu Oscuro porque tendemos a clasificar a las personas por lo que vemos exteriormente y esto requiere mucha mas profundidad, mucho más hurgue de su realidad, de sus sentimientos, de sus sensaciones y no todos estamos capacitados para hacerlo, para escuchar porque también tenemos este mismo problema. Nosotros también tenemos que luchar para equilibrar las cargas de Energía Positiva y Negativa que tenemos y recibimos y lograr mantenernos alejando lo malo y acercando lo bueno.

A estas personas Oscuras y Opacas hay que ayudarlas. Arrimarles una oreja, un hombro. Si realmente se sienten oscuras y sufrientes hay que tenderles una mano. Si sinceramente tienen ganas de cambiar y revertir su situación, para evolucionar, para crecer como ser humano, para ascender en la Escalera de la Vida. Para sentirse plenos, dignos, FELICES. 
Pero primero tenemos que lograr armarnos de una fuerte coraza de Energía Positiva, colmarnos de amor, paz, felicidad, alegría, solidaridad, aceptación  para poder repeler y neutralizar la mala energía que ellos emanan y poder enviarles positividad. Sino caemos en lo mismo que ellos. Nos volvemos oscuros. Y esto pasa cuando estamos con las defensas espirituales bajas.

Si nos armamos de Energía Positiva y la exhalamos en cada respiración, la dejamos brotar por los poros, la brindamos con la mirada, con la sonrisa, con la actitud del cuerpo, podemos mejorar muchas cosas: podemos enriquecer los ambientes laborales tornándolos agradables, armonizar nuestro hogar, equilibrar nuestra mente, alma y corazón. 
Si logramos llegar a  la máxima labor de ayudar a crecer, a subir un peldaño de la Escalera a un hermano contrariado, crecemos nosotros espiritualmente y nos recargamos positivamente.

Igualmente, aunque resulte contradictorio, creo válido alejarse de estas personas oscuras cuando no permiten que los ayudemos. Cuando su coraza de Energía Negativa es tan fuerte que no nos posibilita llegar a ellos. Esta gente aflora por sus poros y su respiración tanta mala "vibra" que termina dañándonos. Tenemos que evitar esto. No sirve tratar de insistir en alguien que no está preparado para crecer, para evolucionar, para mejorar. Tampoco sirve dejarnos avasallar por las malas energías que nos perjudican y pueden terminar opacandonos o oscureciéndonos.

Armen su coraza de Energía Positiva para repeler la negatividad que abunda y desparrámenla para que sea algo contagioso para todos

SEAN FELICES!
Ana De Santis